ARIEL

 

Ariel es un niño triste. Tan triste que una no puede dejar de pensar en él, en sus ojos negros como la noche donde se asoman por igual el miedo y la vergüenza. Quien sabe si la esperanza…

Le imagino atrapado entre dos mundos, el de su comunidad originaria allá en el campo sin luz ni agua potable y el de la escuela con una sala de ordenadores sin acceso a internet.

A Ariel algún gato de la calle le comió la lengua. O es la pobreza la que le condena al silencio?

estherroig

Periodista, interesada en temas sociales Fundadora y presidenta de la ONGD MENUTS DEL MÓN, www. http://www.menutsdelmon.org/. Gerente del Centre Intercultural , www.http://centreintercultural.menutsdelmon.org/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dieciocho − 14 =