PUEBLOS DE COLOR Y ADOBE, HERENCIA DE LOS GURUNSI


En Burkina Faso se encuentra todavía el África de los pueblos de las casas de adobe.

           Fuera de los circuitos masivos de turismo, sin costa,  sin petroleo, sin grandes reservas naturales, ni monumentos declarados patrimonio de la Humanidad 

Pero conservando el lado más auténtico de Africa, el Africa de las diferentes etnias que conviven en paz, el Africa de los ritos ancestrales, el Africa de legendarias tradiciones, de la amabilidad y la autenticidad de sus gentes. De los pequeños pueblos, de la vida natural y tranquila donde la prisa no tiene lugar, del uso racional y respetuoso del entorno y los recursos naturales. 


Uno de los paises más pobres del mundo según nuestro parametros occidentales, si, sin duda hay mejoras básicas que son urgentes : la educación, la sanidad y el acceso al agua entre las más importantes pero con una gran riqueza en “humanidad”. 

Ricos en valores morales, ricos en cultura oral y tradiciones, ricos en espiritu de lucha, capacidad de trabajo y sacrificio, ricos en tiempo para compartir con familia, amigos y vecinos.  Esa otra riqueza que no se mide, que parece que no tiene valor.

Los pequeños pueblecitos aislados entre si, rompen el rojo, verde y azul del camino. Dicen que si practicas el  “piti-pis” ( paradas frecuentes por el camino) descubres más  colores, aromas y sonidos… se va tomando contacta con un pueblo ancentral lleno de misterios.

En la región de Tiébélé identificamos muestras de la cultura de los Gurunsi. Un pueblo ancestral  que distingue sus viviendas, a manera de grandes vasijas semienterradas en la arena.

La ornamentación exterior e interior  de las mismas esta conducida exclusivamente por las mujeres y el aporte no se limita a lo artístico sino también a la protección climática que deriva del robustecimiento de frisos como apoyo a dicha actividad .

Debido a sus creencias animistas, los Gurunsi asumen que los espíritus de sus antecesores pueblan sus hogares y eso los hace renuentes a demoler sus viviendas, llegada la necesidad. De allí que en su caso así como el de otros grupos con creencias afines el uso del barro como material de construcción sobrepase su vida útil natural perdurando en ocasiones hasta más allá de los trescientos años. Y una forma ingeniosa de cumplir con ambos cometidos se evidencia en la riqueza de colorido exterior e interior de su decoración. 
Si te interesa África, sus gentes, su cultura, la manera de expresar sus emociones, sus colores y los sentimientos que desprende quizá te guste este BLOG

estherroig

Periodista, interesada en temas sociales Fundadora y presidenta de la ONGD MENUTS DEL MÓN, www. http://www.menutsdelmon.org/. Gerente del Centre Intercultural , www.http://centreintercultural.menutsdelmon.org/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

3 × 3 =