LA SOLIDARIDAD Y LA PRACTICA DEL YOGA

‘Hay un imán en tu corazón que atraerá amigos verdaderos. Ese imán es la solidaridad empática, pensar en otros primero. Cuando aprendas a vivir para otros, ellos vivirán para ti’.

Paramahansa Yogananda

 

 

Ya en tiempos de Sócrates, Virgilio, Séneca o Apuleyo, la solidaridad era un valor al alza, una práctica importante y necesaria para el beneficio de la humanidad.  Los grandes filósofos han demostrado que se trata de parte indisoluble del ser humano y de las sociedades que este compone. Homero decía “Llevadera es la labor cuando muchos comparten la fatiga.”  Y Aristóteles “¿Cuál es la esencia de la vida? Servir a otros y hacer el bien.” Las personas que practicamos yoga sabemos que nos mueve el hecho de mejorar como ser humano, sentirnos bien y encontrar un sentido a la vida.

Las asanas de equilibrio (las posturas de yoga)  constituyen hilos conductores que conectan de modo armónico las aspiraciones espirituales con el bienestar elemental y cotidiano. Los grandes maestros nos dicen que el yoga es un sendero para la vida interna, y la práctica puede abrirnos puertas que no sabíamos que teníamos. Una de esas puertas es la solidaridad.

La solidaridad ilumina el corazón, ayudar a los demás, ser útil es encontrar un sentido a la vida más allá del ego que nos esclaviza.  Estas palabras forman parte del espíritu del yoga, así lo aseguran los grandes maestros. Entre ellos Paramahansa Yogananda, quien llegó a Estados Unidos en 1920 acercando a la sociedad occidental la ciencia de la meditación kriya yoga y el arte de vivir en equilibrio en mente, cuerpo y alma.

Si hablamos de solidaridad, de pasar a la acción y ayudar a los demás en beneficio de una sociedad más justa, más humanizada es importante escuchar sus palabras y reflexionar sobre ellas. Estas son algunas frases de Yogananda que nos pueden servir para meditar  y , si así se decide,  intentar llevarlas a la práctica.

  1. Permite a mi alma sonreír a través de mi corazón y a mi corazón sonreír a través de mis ojos, para que pueda repartir grandes sonrisas en los corazones tristes.
  2. La felicidad de nuestro corazón no puede satisfacer a nuestra alma por sí misma. Uno debe tratar de incluir, como algo necesario para la felicidad personal, la felicidad de otros.
  3. La temporada de fracaso es el mejor momento para sembrar las semillas del éxito.
  4. – Todo, en un principio, es una idea, una creación especial.
  5. .- Cuando un yogui empieza a meditar, debe dejar atrás todos los pensamientos sensoriales y todos los anhelos de posesiones, callando las olas de sentimiento y la inquietud mental que surge de ellas, a través de la aplicación de técnicas que restauran el poder para controlar de la ilimitada supraconciencia del ama.
  6. – El sentimiento de estar separado, el ser egoico empieza en el astral, no en el cuerpo físico. El alma es un espíritu individualizado.
  7. – Siempre hay dos fuerzas en guerra dentro de nosotros.
  8. -Muchos trabajos grandiosos de arte, poesía y música están inspirados en recuerdos astrales. El deseo de realizar cosas nobles y bellas aquí en la Tierra es con frecuencia un remanente que se trae de las experiencias astrales experimentadas entre las vidas terrenales de una persona.
  9. – La energía cósmica entra en el cuerpo a través de la médula y luego pasa al cerebro, en donde se almacena o concentra.
  10. – El día decisivo en occidente se acerca conforme la ciencia del autocontrol es considerada tan necesaria como la conquista exterior de la naturaleza. En esta nueva era atómica, veremos las mentes de los hombres serenarse y ampliarse por la verdad científicamente indisputable, de que la materia es en realidad un concentrado de energía.
  11. – La verdad es la correspondencia exacta con la realidad.
  12. – No hay equilibrio sin amor, ni amor sin equilibrio.

El yoga es la oportunidad perfecta para ser curioso sobre quién eres.  Pero no es solo eso, el yoga existe en el mundo porque todo está conectado y su práctica constituye un camino hacia la libertad. Un sendero que pasa por la solidaridad y se nutre de ella. Pues, como dijo Marco Aurelio “hemos nacido para colaborar, al igual que los pies, las manos, los párpados, las hileras de dientes, superiores e inferiores. Obrar, pues, como adversarios los unos de los otros son contrario a la naturaleza.”

Considero importante valorar e integrar la solidaridad en cualquier acción humana, el Covid 19 nos lo ha mostrado: el beneficio de todos nos enriquece. Ahora hay que seguir aplicando esta lección de vida.

estherroig

Periodista, interesada en temas sociales Fundadora y presidenta de la ONGD MENUTS DEL MÓN, www. http://www.menutsdelmon.org/. Gerente del Centre Intercultural , www.http://centreintercultural.menutsdelmon.org/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

uno × cuatro =